Review: Manotas | Pantera blanca

Reviews » Enviado por el 16 Junio, 2013

Review: Manotas | Pantera blanca

Primer trimestre del 2003, fue cuando se vería formalizado el dúo Manos Sucias y Maxo bajo el nombre de Delosimple con el demo Quien dijo que no???, después de éste, se cuenta en la historia del hip hop mexicano la suma de dos trabajos posteriores del dùo. En 2005, el primer LP del grupo vio la luz con el nombre de Sueños inalcanzables, el cual daba forma a su sello Inalcanzables Records, álbum lanzado y editado bajo la producción ejecutiva de Squalo para Hipnozys, posteriormente, en 2010, el álbum homónimo al grupo fue lanzado por Inalcanzables Records, material con el cual este par cerró su ciclo dejando huella en el hip hop mexicano.

Diez años después, es turno de seguirle la pista al mc detrás de los rapps de Delosimple, nos dejó la primera muestra en solitario bajo su aka de Manotas y su LP, que lleva por título Pantera blanca, lanzado a finales de mayo.

Los créditos de Pantera blanca, en primera instancia corren por cuenta de la producción ejecutiva de JJ Entertainment PV, sello afianzado en Puerto Vallarta, Jalisco, en el cual se estrenó Manotas con este álbum. La grabación del álbum se llevó acabo en Da Players Town Studio, mientras que la mezcla y master en Pro Santana Studio. El arte, concepto, diseño y fotografía del disco es de Marysol Suastegui. En la parte musical Manotas quedó acompañado de Trafikante de Almas, Aaron Clap, Endrizzy Beats y JBeatz.

A simple vista (y repaso de los tracks), Pantera blanca plantea el renacimiento de Manotas, el comienzo de su carrera en solitario, su necesidad de seguir haciendo rap, la exclusión de Inalcanzables y la disolución de Delosimple; resumiendo en una analogía del fénix, se abre el disco con Hombre en llamas, el cual comparte lo anteriormente mencionado, aquí escucharemos esa sinceridad de Manos que habla sin tapujos, del cómo y porqué va a seguir en el juego ahora en solitario. Hombre en llamas fue el primer single, lanzado en marzo del 2012 junto con su videoclip, en una primera versión de mezcla por Bial Handiclap. Este lanzamiento sin duda dejó a más de uno con la boca abierta por las declaraciones de Manos y, con expectativas sin nombre ni proyecto en específico, a la espera de lo que concluyera un año después como Pantera blanca. La producción musical también cabía en la sorpresa, pues regresaba Manos a rifar sobre sampleos más orgánico, ahora de la mano de Trafikante de Almas, éste último sólo cumpliendo con su trabajo sin lograr dar el empuje a los sonidos sobre los que escuchamos a Manotas años atrás, ahora experimentando sobre cuts de soul. Un beat que no aporta mucho, nada de swing y drums “x”.

Si hablamos de las convicciones de Manotas a través de sus años de carrera, las plasma en el track dos como parte de su Locura, reafirmado: Lo que podría hacer con su música y lo que realmente hace. Comienzan los punchline en este tema, sobre un beat que retoma el sonido más ad hoc al que nos acostumbró Manotas después de Sueños inalcanzables, algunos synthes, strings, keys con los que se apunta a dar cara Aaron Clap con esta primera participación -del 50% que ocupa en el disco produciendo instrumentales-. La segunda muestra de Aaron Clap viene de inmediato en el track Al cien, ahora con unos leds, strings, keys con mucho ritmo entre notas agudas y graves, excelente beat para dejar fluir a la primera colaboración del disco, apareciendo Eptos Uno. De las lirycs no hay mucho que esperar, otro tema de competencia verbal y egotrip que se apuntan Eptos y Manotas, Eptos poniendo a prueba sus skills, mientras que Manotas los punch, y ambos en el coro, sencillo, pegajoso, sin duda un buen track que cumple con los necesario para resaltarlo en el disco, del cual también podemos disfrutar del videoclip lanzado en el quinto lugar, previo a éste clip, se presentó en junio del 2012 la primera versión del track Uno por el show, en el que nuevamente escucharíamos a Manotas fluir sobre un ritmo electrónico, ahora desde Miami  de la mano de Endrizzy Beats y sus toms, synthes y keys, acompañando a la pista un spech de esa mítica entrevista de Myke Tyson en la que declaró en su momento, “I’m the best ever”, esto también lo afirma Manotas cuando habla de rap, mostrando su supremacía en el texto, pasando a ser un track más de egotrip, pedradas al aire y reafirmación de sus punchline.

Mi city es un pequeño reconocimiento a Guadalajara, más un agradecimiento especial a las ciudades que ha pisado Manotas, y por qué no, a aquellas con las que se identifique el escucha. Con estructuras retoricas basadas principalmente en las vías de circulación (calles, avenidas calzadas etc.), aunado lo que se vive en ellas, es un track para mantener al día, con temáticas que algún otro rapper de México ya ha escrito por allí, ahora tomando Manotas este track como himno dentro de su repertorio musical, con una participación más de Traficante de Almas en el beat, quien explota el viejo truco de los key monótonos marcados al ritmo de los hit hats, un segundo juego de key, estrigs y un bass eléctrico con su toque saw. Un tema que seguro escucharemos de cajón en las presentaciones; con éste tema ya se veía más cerca Pantera blanca, un track con una primera versión que saliera junto con su clip correspondiente tomando el lugar tres de singles lanzados.

Y de la ciudad, saltamos a la cancha de juego. Manotas ya nos hablaba del futbol en el 2005 como parte de su vida, y ahora lo reafirma en el tema Cancha ajena, el cual abre con la voz de Christian Martinoli en la narración del gol marcado por Giovani Dos Santos en la final de la Copa Oro 2011. Esta historia de la selección mexicana de futbol se funde en el coro, para posteriormente dar paso a comparaciones e introspección, en primera instancia por Manotas, seguido de la participación especial de Sinful. Un track que luce gracias al desempeño de la mano de Aaron Clap y muy desmejorado con la participación de El Pecador. Un tema que pasa en lo desapercibido si no fuera por el morbo de escuchar al invitado, que al final, resulta decepcionante, la última oportunidad para hacerse con el tema en el reproductor, es para los fans del juego, que de alguna manera puede que encuentren un himno gracias a la temática.

Continuando con el viaje introspectivo, Manos nos lleva a su infancia, a sus nueve años y la representación materialista para la aceptación social que le marcara un objeto, sus primeras Nike. Un track que suena trabajado en la escritura, con un referente singular como lo es Nas, ahora adaptando la frase Nikes on my feet, makes my cypher, complete, rapeada por Manos. El ritmo lo pone JBeatz, quien sampleo el tema  Rainy night in Georgia de Brook Benton, sample poco trabajado que deja el punto bajo del track y que desencaja con el tema si retomamos que Nike nació en Oregón, y analizándolo sin tanta profundidad, no tiene nada que ver cuando escuchamos en el beat de  “la lluvia nocturna en Georgia”. Dejando una oportunidad más a JBeatz, el tema Drink hard está compuesto con un toque a lo west coast que, en parte sobresale, luce mejor que el anterior. Manotas en éste track nos traé de regreso los punchlines en un himno a la bebida, que sin duda nos recordará al Ogro de Malos modales… que no cambia, es un bebeduro, es sincero, y ahora sale como va, al grano, de la voz de Manotas; contrastando con la seriedad con la que rapeó, nos deja ese toque de comicidad que hará sonreír alguno que otro.

Turno del track nueve (de aquí al track trece escucharemos el trabajo de Aaron Clap), este tema, en lo particular me sonó como para el outro, resume en muchas líneas el disco, nuevamente la sinceridad de Manos hace presencia, quedando muy bien acoplada el acompañamiento de Aaron Clap en el beat, otra muestra que se nota trabajada desde el inicio, los cortes, cambios, salida. El siguiente track va con las mismas referencias de Aaron Clap, un buen fondo musical ahora para un tema con nombre bonito para el coro (Ghetto blaster), pero desentendido en las líneas sólo para clavar frases con punch por parte de Manotas y un regalo de 12 barras de Kidd Eme. Un tema que trae de todo y dice poco, al final rescatado por el beat de Aaron Clap.

Dentro de la sinceridad de Manotas, parece no tener espacio para plasmar su agradecimiento a la gente que lo rodea, hemos escuchado algunas menciones en tracks viejos dedicados a su familia y amigos, y ahora, en Blaseed, abre un espacio a algunos un poco más lejanos, dueños de tres historias con nombres en el anonimato, que sin duda dejaron un ejemplo de vida a Manos y que ahora nos lo transmite. Otro hit en el apartado musical nuevamente con Aaron Clap dejando keys, y lo sintético de pads.

Uno de los mejores temas por lo estructurado, es la versión adelantada para la natividad 2013 (aunque manos la describe en el año pasado), basándose en la historia del nuevo testamento, donde lo mágico e indescriptible de Jesús de Nazaret se adopta al paralelismo crudo de un Jesús “x” de nuestro país, con una historia narrada por Manos. Si bien le resultara sencillo adaptar a Manos esta historia de dos milenios, él supo realizar su versión, explotando esa creatividad que ya hemos podido escuchar de su voz en otras historias más. Nuevamente Aaron Clap supo adaptarse a lo que pedía el tema con su toque electrónico, más pianos, voces celestiales de fondo, violines y baterías sintéticas que juegan entre los cambios.

Si Manos cerró lazos con Inalcanzables, hay algo que aún se mantiene con la amistad y se refleja con la participación de uno de sus incondicionales que no podía faltar. Golosinomano se planta con Manotas para dejarnos un tema de chulería completo, ya sabemos a lo que juegan y bien merecido después de una década, ojalá este sea parte del inicio manteniéndose al margen sin perder la cabeza. Con este track cierra su participación de Aaron Clap, menos complicado demostrándonos que también puede jugar con los samples y al tanto para cada cambio y hacer brillar un poco las liricas.

El penúltimo track casi viene de relleno, se percibe como esa colaboraciones de “escríbete algo, te doy el tema”, que termina en el ensimismamiento de los participantes, en esta ocasión se suman Charles Ans y Achepe, mientras que el coro que da lo homogéneo del tema es de Crasek. El beat de Trafikante de Almas en el track, deja un toque particular con la tuba montada en el coro y nos regresará a alguna parte de Delosimple.

Se cierra el álbum con un track que conmoverá hasta las lágrimas si toca las fibras de quien se sienta identificado, y es que si sabe hacer algo Manos, es plasmar su sinceridad, nuevamente una dedicación más a la familia, su familia, padre, madre e hijos, una entrega completamente dedicada y no sólo menciones en frases cortas como lo hiciera en otros tracks. La participación en los cantos de Daniella Lazarri le da ese toque sentimentaloide, aunado el acertad beat de Trafikante de Almas, a mi gusto, su mejor participación en todo el disco. Como uno de los mejores temas del disco, también pudimos disfrutar de su videoclip iniciando el 2013 con una versión especial.

Manotas está en forma, tal vez no al 100%, pero nos demuestra que sigue en el camino musical; se termina Delosimple y no hubo oportunidad para pausas prolongadas con entregas sin un fin específico (tracks sueltos, algún demo), fue por lo suyo y Pantera blanca es el resultado en el que no cambia un ápice su delivery, ese tambaleante desentendimiento de no clavar las rimas a calzador en la caja o el bombo, los tonos que repite en los coros como queriéndolos cantar, o esas maneras de terminar las rimas sobre, y cuando comienza el estribillo. En cuanto a las liricas y las temáticas que aborda, nos deja claro que tiene aún historias que contarnos estructurándolas completas en tracks, de igual forma tiene sus espacio para hacer rap que habla de rap, todo esto conjugado con ese nivel de punchlines que lo mantiene como uno de los mejores dentro de la liga de trabajos profesionalmente editados. Y por si no te das cuenta, también nos deja en claro por aquí y por allá, que él es Manotas, que está solo y cuál es su nuevo sello, ¡vaya! ¿Habría otras formas de abrir los tracks? Demás hubiera quedado hacernos saber que él es el Manotas, ¡hijo de puta!.

En cuanto a la música Aaron Clap destaca, lejos de llevar poquito más de la mitad del disco, es quien consigue darle el sonido que necesita Manotas para mantenerse al tanto de lo que logró en Inalcanzables a lado de Maxo y Alex. Aaron puso las cartas en juego y supo jugar su mejor mano. Endrizzy con una sola participación logro también la línea. El experimentar con beats con samples en su estructura, tal vez esta no era la ocasión y menos con algunos que no logran dar empuje y que sólo cumplen para hacer fluir al mc, éstos, restándole en mucho la línea musical, sin embargo a gustos, algunos de ellos se acoplan al tema, pero siendo sinceros, otros productores podrían haber llenado ese hueco con una propuesta más ad hoc a la música entera del disco.

El arte del disco cumple, fotografias que tal vez no dicen mucho pero mantienen ese esquema, y en las que veremos parte de lo que es el disco: Manotas y sus incondicionales. En un gusto muy personal, me quedo con el monograma en lugar de la tipografía completa de Manotas, ésta sin duda la portará durante un largo tiempo.

Abran un espacio más en sus reproductores, que Pantera blanca ha dado el inicio para lo que ya se ha venido mencionando, la carrera en solitario de Manotas, de la cual, esperamos más y mejores referentes musicales.

Lo bueno
Es de gozo contar con otro disco que aporta cierto legado al rap nacional, si bien tiene sus altibajos, no demeritó el trabajo del mc, por lo que, como apertura y primer álbum en solitario de Manotas llena las expectativas en cuanto a los temas escritos y rapeados para este disco.

Lo regular
Otro disco físico que se desentiende de los créditos, sabemos que Dj Masae es uno de los incondicionales de Manos pero no se nos asegura por escrito que Masae sea el artífice de todos los scratches del disco (eh ahí por lo que en esta reseña no se menciona hasta este momento), de igual forma las figuras y nombres que están detrás del staff de JJ Entretainment y ProSantana studio no aparecen nombradas formalmente.

Otro disco de maquila barata con un precio alto para un tríptico con fotografías, que convendría mejor pagar en formato digital, ya que no se pierde de mucho al tenerlo en las manos, ya nos merecemos un boocklet más desarrollado o un artículo de mercadeo extra que acompañe a los discos físico.

Lo malo
Sinful y Kidd Eme con sus participaciones muy de relleno. La casi homogénea línea musical que al final es restada drásticamente con beats como el del track 7 de JBeatz y la participación de Trafikante de Almas con su poco swing en los samples, sus sosas baterías y repetitivos hit hats (estos últimos parece no saberlos tocar de otra manera).

Que la productora no cuente (a menos esa es la impresión que dejan) con alguien de marketing y management que den la cara adelante de Manotas para una publicidad seria y más cuidada, la gran parte de la publicidad se ve del boca en boca y a través de las redes sociales, 10 años de carrera merecen que se lo trabaje menos el artistas y, aún más los sellos que gozan de una cartera amplia de afiliados.

Recomendado

Hombre en llamas se podría tomar como el por qué, Locura el cómo y Versos, Puños y pesos, la reafirmación de nuestra Pantera blancas aka Manotas en el juego. Es bueno escucharlos seguidos, sentir la individualidad de Manos después de DLS y cómo está dispuesto en mantenerse haciendo música.

Al cien es la mejor colaboración del álbum con Eptos Uno, quien hizo ponerse al tanto a Manotas para medirse con suficiencia verbal.

Las historias introspectivas como Palomita (con un beat feo que merecería un remix) y Family business nos reafirman esa sinceridad, mientras que las historias de Blassed nos abren las miras a lo que rodea al mc, o como De diciembre, que nos traen esa creatividad para expresar con un trabajo bueno de la pluma, de igual forma Drink hard tiene lo suyo dentro de la estructuración de un tema.